::: LAS AVENTURAS DE UN GAMBITERO  :::
::: frutishas ecsshoticas
viernes :: 3 de febrero de 2006 :: 15:43

escuchando: ' Paquita la del Barrio - Rata de dos patas '



Hay una cosa que he querido hacer desde que llegué a Bogotá y vi la inmensa cantidad de frutas y verduras que hay tanto en los puestos callejeros como en los supermercados a los que habitualmente vamos a reponer el cargamento alcohólico del apartamento: probar todas las que pueda.

Este por tanto va a ser un post gastronómico. Dejando de lado toda la comida importada, italiana, japonesa, etc, voy a centrarme exclusivamente en el papeo local, empecemos pues con lo que llevo probado hasta el momento.

Bandeja Paisa
Los paisas son las personas de Colombia que viven en la costa, por eso son conocidos también como costeños. La bandeja paisa consiste en eso, una bandeja en la que tienes fríjoles, arroz, carne picada, banano frito, tocineta, morcilla, chorizo criollo, aguacate y un huevo frito. Todo servido en una bandeja que os aseguro, os deja saciados para una semana. Esta es la que se zampó el señor Morales en el almuerzo.


::: esos frijolitos con platanito rico tico :::



Tamales
Los tamales consisten básicamente en un a mezcla de carne, arroz, verduras y especias, que se envuelve en una hoja de platanera y se cuece. Cada zona del país tiene sus propios tamales, como los Santanderianos y los que dicen son los mejores, los Tolimenses. Normalmente se toman para desayunar junto con chocolate.

Estos son los tamales antes de se cocinados:


::: envueltitos antes de ir a la cazuela :::



Y estos una vez abiertos:


::: yum yum dandole al tamal :::



Y así nos los comemos, con Afrodita A y Mazinger Z:


::: er podé ... la mardá ... niano niano nianonaaaa :::



Granadillas
Las granadillas es una fruta que poco a poco se está empezando a comercializar también en Espalla. Es similar a una granada de las que conocemos, pero totalmente diferente, jeje. Aquí teneis una muestra de ellas.


::: aunque parezca que esta ácido pos no, es dulce dulce :::



Curuba Larga
Esta fruta es parecida a un pepinito pequeño pero blando, con una textura similar a la de un plátano. Estas son las que yo me papeé.


::: esta si que es acida del copon, y con las pipas duras :::



Mangostinos
Esta fruta ya la había visto en otros sitios, y si no recuerdo mal, es una fruta que también probé en la isla de Bali ( de hecho las guanábanas de aquella zona no te las dejan subir a los autobuses por el olor que producen cuando maduran rápidamente ). Es como una pelota de fibra de coco, dura, con una piel muy gruesa y de la que solamente te comes el corazón, en gajitos.


::: otra dulce dulce, buena como objeto contundente :::



Tomates de árbol
Cuentan las crónicas que los primeros tomates que llegaron a Europa se conocieron como manzanas de oro. No tenían nada que ver con los tomates actuales que todos conocemos y que se han conseguido a base de selección genética. Los tomates originales eran pequeñitos, del tamaño de ciruelas, forma alargada y color amarillo. Aquí todavía los tienen, tanto los amarillos como los normales, que son los que os pongo a continuación. Eso sí, el sabor no tiene nada que ver con los tomates europeos, y la piel esta amarga de cojones.


::: amargo amargo pero amargo chungo :::



Limones comunes
Algo similar ocurre con los limones. Aquí el limón común es chiquinino y mas parecido a una lima que al limón valenciano que todos conocemos. Su sabor es algo mas dulce y tienen poco zumo.


::: no son tan acidos como las limas y pa los cubatas van ok :::



No tengo aún posibilidad de colgar las fotos del resto de frutas que he visto por aquí, como las ya mencionadas guanábanas, las papayas, los mangos, las pithayas, las guayabas freijoas, los pepinos para rellenas, las cidras y otros curiosos vegetales, pero todo llegará.

También es muy corriente el realizar jugos con todas estas frutas, bien mezclándolos con agua o con leche, y es la bebida que habitualmente se toma para comer, además de la cerveza.

Y mientras aquí pasamos unos días en los que igual te llueve y a los cinco minutos te asas de calor en los Madriles el personal se abriga como una cebollita por la ola de frío polar, como demuestran las foticos que Maruchan me ha enviado:


::: aqui sudando la gota gorda y en el foto, nievecita :::




::: como para tomarse unas servecitas en la terracita que no ? :::




::: siempre es veraaano, con el pepino en la maaano :::




[ 1859 comentarios ] ( 32281 visualizaciones )   |  [ 0 trackbacks ] | enlace permanente
::: Jet Lag
martes :: 17 de enero de 2006 :: 18:38
Bogotá : 22:05 - Madriz : 04:05 de la madrugada
escuchando : ' Placebo - Twenty Years '


Como os dije en mi ultimo post ibérico, el siguiente comentario de mi blog sería desde tierras colombinas, y así es. Parece que el jet lag está haciendo efecto y aunque mis biorritmos se están acoplando perfectamente a la luminosidad ambiente, creo que voy a caer rendido en cuanto caiga en el sobre. Además mañana he quedado a las ocho de la mañana para ir a la oficina por lo que tendré que recalcular la hora a la que me tengo que levantar.

Ahora mismo estoy escribiendo tirado en el sofá del apartamento de Fer, despues de haber colocado los monos del curro en el armario y haber comprobado que tanto el cargador del movil, como el secador de pelo y el portatil, funcionan sin problemas con corriente de 110 v.

Ya que he llegado prácticamente de noche, no me ha dado tiempo a mucho. Solamente a ir con el yayo a cenar a un Friday`s como el que hay en la esquina del Bernabeu en Madriz, tomar unas cervezas para cansar un poquito el organismo y no estar en vela hasta las mil, ver un poco el ambiente callejero, ver su departamento ( apartamento en cristiano ), que todo hay que decirlo, mola bastante mas que el mio, y poquito mas. Mañana con la luz del día veremos si se me quita la sensación de haber vuelto a Santo Domingo pero con maletas.

Las diez horas de vuelo han sido bastante animaditas. Para empezar, mi sitio era de ventanilla, chachi. Al rato de haberme sentado, se coloca al lado de mi un chaval jovencito. Guay, no voy a tener que dar ni recibir conversacion intrascendente. Pero no, mi gozo en un pozo ... por el pasillo se acerca una chuacha, con una cacho de bolsa repleta de flores de plastico que resulta que tiene el mismo asiento que el chaval, que se habia colocado mal. --Bueno, no nos pongamos nerviosos --me digo.

Pues nada, os lo voy a resumir de la forma mas breve posible. Me he tirao volando diez horas con una piba al lado que no paraba de pedir la comida, de hablar por los codos preguntando si se veia Bogotá por la ventanilla aun llevando solo tres horas de vuelo, pidiendole whiskis al pobre azafato que al final ha transigido y le ha traido un whiscazo con yelos, amarillo en ingles, y que ha sido capaz de pedirle a otro azafato otra racion de comida porque con la que se habia tomado no se habia quedado saciada.

Si a eso le añadimos que detras de mi habia una criatura que de los ocho mil kilometros que separan Madriz de Bogotá se ha tirado berreando por lo menos seis mil ... que la peli que me han puesto era de futbol ... y que despues de que mi maleta saliese la ultima de la cinta transportadora me haya cacheado un tio chikinino vestido de verde y que me hablaba en ingles, pues os podeis imaginar el cansancio que tengo encima.

Es mas, me he vuelto a sorprender con la facilidad de encontrar informacion interesante en cualquier parte. Delante de mi tenia un gafapastas pelo_panocha como diria Martuki de la peña pelirroja, con pinta de llamarse Helmut porque se tiro todo el camino leyendo el ' Frankfurter Allgemaine ' y mira por donde, en una revista tipo fanzine que se estaba releyendo el tal sujeto, encontré informacion sobre el lanzamiento del primer disco de Tiga, fecha y nombre, que de otra forma fijo que no me enteraría. Cosa curiosa, velai.

En cuanto acabe de escribir, intentaré que cualquiera de las cuatro redes inalambricas que tengo alrededor y que no están encriptadas me deje colgar este post, si no lo haré desde la ofi en cuanto tenga un momento. Yo creía que aquí no iba a tener tanta conectividad como en mi casa pero me he equivocado de pleno, tengo la misma y ademas todas las redes son no seguras, será cuestion de intentarlo hasta conseguirlo.

Poco a poco iré colgando las fotos de lo que ve vaya encontrando... pero de momento, como que tengo pocas opciones, o sobar o ver la hora chanante... creo que tiraré por la segunda opción...

...

[ 2 comentarios ] ( 13 visualizaciones )   |  [ 0 trackbacks ] | enlace permanente
::: Desinfectado, desratizado y desisenctado
sábado :: 14 de enero de 2006 :: 18:13
escuchando: ' Tosca - Suzuki '


Exactamente esos tres términos son los que se pueden leer en la mayoría de los vagones del metro de Madriz, que por cierto no corre, vuela. No son muy visibles a simple vista o no nos fijamos en ellos muy a menudo, con ese ímpetu que nos caracteriza y que hace que cada vez que penetramos en el túnel nos preocupemos mas en mirar a la gente que tenemos a nuestro alrededor con el fin de prevenir inconvenientes que en leer los carteles meramente informativos de la legislación sanitaria vigente aplicable a los transportes públicos.

Y os estareis preguntando porqué me pongo ahora a elucubrar sobre la sanidad en los vagones de metro. Pues muy sencillo : a las ocho y media de la mañana, por regla general siempre suele haber sitios para sentarse en cualquiera de los vagones del tren. Como somos animales de costumbres arraigadas, casi todos cogemos siempre el mismo tren, el mismo vagón y si hay posibilidades al respecto, el mismo sitio. Es así. Todo el mundo lo hace. Y yo no voy a ser menos, es pura rutina.

Pues estaba sentado tranquilamente en mi sitio habitual, repasando por tercera o cuarta vez el último parrafo del capítulo correspondiente del libro que me estoy leyendo, ya que si no lo hago no me entero de nada, cuando por el rabillo izquierdo del ojo noto como un objeto cae del cielo. El hecho en sí no tendría la mas mínima importancia de no ser porque unos segundos mas tarde, observo aterrado como algo se mueve sobre la manga de mi abrigo en dirección a mi mano. Ni mas ni menos que una cucaracha hembra, de esas que tienen el culo para fuera, marrón clarito. --menos mal-- pienso, porque si fuese de esas que son negras como el carbón todavía me daría mas asco.

El resto del personal del vagón no se percató de nada hasta que, en previsión de que el insecto llegara a mi mano, cosa que me da un asco sumo, de un manguetazo intenté tirarlo al suelo.

Recuerdo de mis clases de entomología aplicada que los artrópodos de la clase ' hymenóptera ', como las avispas por ejemplo, tienen unos garfios en el extremo de las patas ue utilizan (1) para agarrar a sus victimas y que no se muevan mientas se las comen aun calentitas y (2) para evitar caerse de sitios en los que de otra forma no podrían asirse. En el caso del género ' Periplaneta ', la maldita cucaracha, y especialmente en la especie ' americana ', esas cucarachas de color tostado que pueden llegar a medir sus buenos cinco centimetros cosa que no ocurre con las asquerosas cucarachas negras, conocidas en los laboratorios como ' blata blata ' o cucaracha europea, disponen en su lugar de unos pelos modificados en forma de ganchos o garfios, que utilizan para lo segundo, es decir, no caerse prácticamente de ningún sitio.

Y esos pelos modificados le fueron de gran utilidad a la jodida cucaracha que por mas que yo movia el brazo y daba manguetazos al aire, no se movía de su sitio.

La cara del personal en el vagón era de estupor al principio, cuando se percataron de que había un sujeto dando brazadas al aire allí al final del vagón, y de asco después al comprobar como el maldito insecto caía al suelo y se dirigía raudo y veloz a por su siguiente victima.

Era como ver la ola en un estadio de fútbol. Todos y cada uno de los usuarios fueron levantando las piernas para que el bicho pasara sin problemas por debajo.

Perdí de vista a la cucaracha cuando estaba llegando a la segunda puerta del vagón, el el momento en que una señora pegó un salto y se colocó entre el bicho y yo. Despues de aquello, volví a repasar por quinta vez el último parrafo del capítulo correspondiente del libro que me estoy leyendo, ya que si no lo hago no me entero de nada.

...

P.S. el próximo comentario desde tierras colombinas

[ 2 comentarios ] ( 13 visualizaciones )   |  [ 0 trackbacks ] | enlace permanente
::: la confianza da asco
miércoles :: 11 de enero de 2006 :: 20:01
escuchando : ' Saint Germain - Rose Rouge '


Jo. Bien cierto es ese dicho que reza ' donde hay confianza da asco '. Ya no se respeta nada.

Resulta que me dirijo como todos los dias al bareto a papear y me encuentro que está absolutamente petado. Como cuando comencé a frecuentarlo. Llevaba unos días que no tenía ningún problema en llegar y sentarme pero hoy no ha sido así, me ha tocado esperar un buen rato.

Esto no me supone ningún problema obviamente, pero resulta que cuando por fin me siento, en medio de unos camareros con un frenesí desorbitado, va Angel y me pregunta que si vino y casera como todos los dias --por supuesto, le contesto; es mas, antes de que me cante el menú del dia ya me he encargado yo de pedir el primer plato.

Angel es el único camarero que no es gallego. Debe ser de Salamanca por lo menos porque no para de soltar adjetivos como ' majo ' y ' mi niño ', los cuales estoy muy pero que muy acostumbrado a escuchar. Pues con todas las prisas va y me trae una botella de vino empezada y por la mitad y me dice --bueno, ya la terminas no majo ?

Uno que en el fondo sabe perfectamente que en todos los baretos donde dan comidas se rellenan las botellas de vino, pues le dice que vale, que perfecto. No problemo. Hay confianza de nivel 1.

A los pocos minutos llega un chaval que frecuenta el lugar habitualmente también y Angel ni corto ni perezoso me pregunta si quiero compartir la mesa. No es que me importe, porque ya me tocaba muchas veces compartir la mesa durante aquellos tres años en los que me tocó currar de talocha, pero que quieres que te diga, no es lo mismo. De momento me salvo porque el chaval viene con cuatro chavalitas mas asi que no cabemos todos.

Dando buena cuenta de unas sopas de ajo estaba cuando vuelve Angel y de buenas a primeras me planta delante a un currela. Bueno. Vale. Me tocó. Vale que no llevo mucho tiempo siendo habitual del local y que me toque pringar antes que a los demás que comen solos, lo acepto, pero esto acaba de subir el baremo a confianza de nivel 2, que puede ser bueno o no. Solamente entraría en la parte de bueno en el caso de que empiecen a caer chupitos por cuenta de la casa, en otro caso, chungo pistacho.

El frenesí a la hora de servir mesas es tal, que hoy, en lugar de comer en veinte escasos minutos, al currela que se ha sentado conmigo le ha dato tiempo a tomarse el primero y le han puesto el segundo casi al mismo tiempo que a mi, asi que he comido lenta y plácidamente. Bueno, no está nada mal, un día es un día.

Durante el transcurso de la comida he tenido una curiosa experiencia de dèja vu dentro de otro dèja vu, es decir, he tenido un dèja vu de haber tenido ese mismo dèja vu. No se si me entendeis. Lo que me pasaba en esos instantes es que me daba cuenta que eso mismo pensé en otra ocasión totalmente identica a esa. Bueno, vamos a dejarlo porque esto se vuelve más lioso que la historia de Donnie Darko, que tiene tela también.

Tan absorto he vuelto a la oficina despues de darle un par de vueltas al tema que cuando he ido a echar el primer pis de la sobremesa, mirando al personal, por la ventana, me he percatado de que no me había quitado el piercing de la oreja, el mismo que me pongo a la hora de la comida para que no se cierre el agujerito, que luego jode mogollón volver a abrirlo. Unos instantes despues, mientras recargaba la botella de agua que utilizo constantemente para impedir la formación de piedrecitas en mi riñón derecho, he caido en que no he tirado una foto al cartel del menú del día en el bareto, porque hoy no tenía desperdicio ... de primero tenían pasta, mas concretamente ' aspirales ', si señor, ' pasta aspirales ' tenian hoy de primero, la caña.

Y lo he recordado porque justo debajo del microondas de la sala de descanso de la oficina, alguien se ha dejado una botella de txacolí. Txacolí Txampa. Yo que también he comido de tupper cuando era teleoper en retevisión he visto de todo, botellas de agua, latas de cocacola o fanta, incluso servecitas y calimotxo ... pero una botella de txacolí nunca. Que buen gusto tienen aqui los teleopers que no ?

...

[ 3 comentarios ] ( 18 visualizaciones )   |  [ 0 trackbacks ] | enlace permanente

Anterior Siguiente